COMUNICADO Y LLAMADO A LA OPINIÓN PÚBLICA INTERNACIONAL

COMUNICADO Y LLAMADO A LA OPINIÓN PÚBLICA INTERNACIONAL A PROPÓSITO DE LA ESCALADA EN LOS DISCURSOS DE ODIO, LA PERSECUCIÓN Y VIOLENCIA CONTRA NACIONALES HAITIANOS Y NACIONALES DOMINICANOS DE ASCENDENCIA HAITIANA EN REPÚBLICA DOMINICANA

Como Grupo Latinoamericano de Estudios, Formación y Acción Feminista (GLEFAS), en nuestra larga trayectoria de compromiso a favor del respeto a la vida y contra toda forma de dominación, queremos elevar nuestra voz y una vez más llamar la atención a la comunidad internacional comprometida con los Derechos Humanos de las personas y comunidades más afectadas del planeta acerca de la situación de las personas migrantes haitianas y de las personas dominicanas de origen haitiano desprovistas de su nacionalidad en República Dominicana.

La situación de deshumanización, odio, persecución y violencia continua y cotidiana por parte de las instituciones estatales, grupos ultranacionalistas y ultraconservadores contra nacionales migrantes haitianos y sus descendientes en República Dominicana se vuelve cada vez más virulenta e insostenible en un contexto internacional marcado por la conciencia en contra del racismo, el derecho a la migración y a la vida digna de las personas migrantes.

Por este medio, queremos hacer un llamado de atención a las políticas racistas y antimigratorias de Rep. Dominicana que hoy, igual que en episodios pasados, difíciles de borrar de la memoría de acontecimientos terribles de la historia nacional, tienen continuidad en la implementación de amplias redadas a manos de las fuerzas policiales y represivas, quienes en connivencia con grupos ultranacionalistas que dispensan discursos de odio, persiguen, capturan, encarcelan y deportan en condiciones infrahumanas a inmigrantes haitianos, deteniendo a  centenares de personas desde la semana pasada en la urbanización Ciudad Juan Bosch, en Santo Domingo Este. Dichas detenciones incluyeron a Roudy Joseph, portavoz del colectivo #HaitianosRD, quien fue liberado una hora y media después de permanecer retenido ilegalmente en el lugar lo que le sirvió para constatar la violencia y las condiciones inhumanas en que estas detenciones se están produciendo. Recordamos que este episodio se suma a la persecución contra la activista dominicana de origen haitiano, Ana Belique, quien viene siendo amenazada por grupos nacionalistas protegidos por la policía desde hace años.

 Al respecto señalamos:

Detrás de la migración se oculta un proceso de control demográfico colonial que realiza ajustes legales a la medida del patrón mundial de poder. Bajo este marco la migración y sus políticas son un eufemismo que en toda Abya Yala ocultan la violencia, los desplazamientos forzosos, la usurpación territorial, los conflictos militares por el uso desequilibrado de los recursos, entre otros, lo que ineludiblemente se conecta con la idea de raza que reproduce jerárquicamente las relaciones entre personas, comunidades, culturas, entre éstas y la naturaleza a través del racismo.

Una de las principales estrategias de la migración y las medidas anti-inmigratorias es la criminalización de las personas indocumentadas que, en el caso de, Rep. Dominicana resulta desde siempre en una cacería de brujas que, en ocasiones, ha terminado en asesinatos colectivos, cometidos en contra de personas haitianas o de origen haitiano. Dicha cacería no es control migratorio, es un atentado en contra de la dignidad de las personas que naturaliza detenciones arbitrarias y violentas, la retención en espacios ilegales que afecta a niñxs, mujeres, hombres racializadxs, incluyendo también a personas que han regularizado sus procesos migratorios. En este sentido existe implícita y explícitamente una declaración de guerra a lxs inmigrantes haitianxs, dejando a la vista las contradicciones de una democracia que en nombre de su defensa sacrifica una parte de la población, justo aquella en cuyas manos ha descansado una buena parte de la economía nacional a base de su explotación y discrimen.

Lo anterior deja a la vista el profundo racismo y el ideal blanco de las élites del país, y muestra la manera en que estos ideales son inoculados a una parte del pueblo bajo la promesa de la pertenencia y el supuesto desarrollo, y nos permite destacar que en Rep. Dominicana, igual que en el resto de contextos donde ocurren estas atrocidades contra personas migrantes, las personas haitianas y sus descendientes son transformadas en los enemigos de la patría, en un peligro real para la soberanía nacional. De tal forma, las personas haitianas son convertidas en el chivo expiatorio en un contexto convulsionado, atravesado por la crisis del Estado, la corrupción, la pobreza, el desempleo, el enriquecimiento ilícito de las oligarquías, el empresariado y las clases dominantes, la expulsión del territorio y la desaparición de las formas de vida que han permitido a la gente sobrevivir.

Es por todo lo anterior que HACEMOS UN LLAMADO A LOS MOVIMIENTOS SOCIALES, A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL A PRONUNCIARSE sobre estas violencias ejercidas contra lxs migrantes haitianxs y dominicanxs de origen haitiano que lleva a cabo el gobierno dominicano en articulación con sectores ultranacionalistas. 

¡¡¡A ningún ser humano se le debe quitar su dignidad!!! ¡Que paren las deportaciones violadoras de los derechos humanos de las personas haitianas y sus descendientes! ¡Que pare la persecución cotidiana contra líderes haitianos y descendientes de haitianos en el país!! ¡Que pare la persecución y las detenciones ilegales en los barrios contra personas haitianas o sospechosas de serlo!! ¡Que pare el racismo institucional del gobierno dominicano a través del aparato policial y las fuerzas del orden!! ¡Que pare el discurso de odio! ¡Basta de abusos!!! ¡Basta de racismo institucional! 

¡LAS VIDAS HAITIANAS IMPORTAN!

Archivado en: